Las conclusiones del taller de exclusión e inclusión de la ciudadanía

El Taller de Exclusión e Inclusión de la Ciudadanía se planteó como un cambio en la mirada a las metodologías participativas desde la exclusión, desde quienes se quedan fuera de los procesos, desde los márgenes o las periferias.

No era vital llegar a conclusiones conjuntas, se asumía el disenso como parte de la evolución que no cierra el discurso y las praxis, permitiendo el desarrollo de nuevas prácticas, sino más bien ir generando un pensamiento común, un estar atentos/as para generar procesos inclusivos que tengan la capacidad de incorporar la diversidad.

foro9

El taller fue facilitado por Lourdes Hernanz de Andecha y Javi Santos de Alterbarrio. Metodológicamente, fue una sucesión de dinámicas de creación de pensamiento colectivo, a la par que se iban incorporando pequeñas dinámicas vitales que permitieran situarse en los roles y vivencias planteadas antes de entrar al debate.

En el taller se planteó que la inclusión y la exclusión no son categorías binarias, aunque la una necesita de la otra para ser entendida. Son modelos implícitos a la sociedad y al mercado que se reproducen. Parten desde una violencia estructural, cultural y simbólica, que se traduce en lo institucional, inconscientemente se hace (y se ve) desde los organismos públicos. Se entiende pues, la exclusión como sistémica, que se visibiliza en los valores sociales, morales, económicos, políticos, raciales, culturales.

img_20161024_122113

Se partía de la base de que la participación es la base para la inclusión, la construcción de un paradigma con un horizonte utópico dentro de las instituciones y fuera de ellas, un proceso democrático entre iguales, entendida como la colaboración con otros con un objetivo
común. Así, la participación debe tener una serie de características comunes: horizontalidad, diversidad, coherencia, derecho a la comunicación, construcción, mejora de la autoestima, que se ejerza desde un trabajo personal-social-interrelacional…

El trabajo del taller generó intensos debates y reflexiones, entre los cuáles se lanzaron algunas ideas y claves procesuales, aunque se remarcó que hay tantas claves como contextos y situaciones nos
encontremos. Entre ellas, la importancia de favorecer espacios donde no se puedan imponer per se ideas y teorías tecnificadas y continuistas, espacios que favorezcan la acogida de nuevas personas, apostando por el cuidado y la apertura.

foro8

Sobre los ritmos, una idea básica es tener paciencia y tomarse el tiempo necesario para los procesos, dar tiempo a los/as participantes y tener continuidad, para que se favorezcan los procesos de escucha. Esto posibilita partir de las necesidades y potencialidades colectivas del grupo y crear espacios de encuentro cercano.

Se considera importante con respecto a las acciones que sean visibles y que lleven en sí mismas el uso y apropiación del espacio público: calles, plazas, …, además de seguir trabajando y favoreciendo los espacios informales, aprovechando a su vez los momentos cotidianos. Y, por supuesto, celebrar los logros.

Esto es solo un pequeño resumen. Puedes acceder al documento íntegro de relatoría del taller de exclusión e inclusión de la ciudadanía pinchando en este enlace.

foro4